“La Izquierda”. El delirio de Pedro Cantó… digo, Toni Sánchez… digo… Pedro Sánchez.

Tengo que decir que cuando vi ésto…

14863723076645

… inmediatamente, me vino a la memoria, esta otra imagen:

toni-canto

Una imagen de travestismo que no convenció a nadie, en su momento. Toni Cantó, discutible político y también discutible actor (pero al que respeto enormemente en esa faceta, como siempre haré a quien se ha fogueado en el teatro), era un ejemplo de mal “casting” en la maravillosa “Todo sobre mi madre”. Aunque Cantó ciertamente intentó dar una buena interpretación, no era creíble como transexual, o resultaba demasiado chocante. Aún así,  en su escena final sí consiguió emocionarme, pero era evidente que era el enlace más débil de lo que es casi una obra maestra y casi descarrila el momento que era más crítico de la cinta: la resolución.

Algo parecido pasa con Pedro Sánchez, cantando la “Internacional” con el puño en alto. Ufff… ¿por dónde empezar?

Quizás por su bagaje en Caja Madrid. Un buen resumen del currículo de este señor que se autoproclama “la izquierda”, que tomo prestado de otro blog de wordpress…

pedro-sc3a1nchez-psoe

Un señor que ha hecho carrera en el PSOE, mientras este partido JAMÁS pedía perdón, ni depuraba responsabilidades por casos como el GAL (recordemos, TERRORISMO DE ESTADO financiado con DINERO PÚBLICO), FILESA (financiación ilegal), como los más notorios mientras Sánchez crecía en su militancia, y que además aprobó medidas 100% neoliberales que sacrificaron a la clase obrera, como la inserción de las ETTs, la generalización de los contratos basura, los desahucios exprés, o se convertía el PSOE de Zapatero y con la difunta Carme Chacón, en el primer gobierno español “democrático” que autorizaba el bombardeo de un país extranjero – para “salvarlo”, claro, que el hecho que tuviera petróleo y gas, apetitoso para corporaciones como Repsol, nada tenía que ver en el interés “humanitario” de la guerra de Libia. En fin, debe ser difícil aguantarse las ganas de arrancarse con la internacional, en mitad de una reunión de Caja Madrid… o de alzar el puño en alto, mientras negocias con los Ciudadanos, un programa neoliberal inasumible para cualquier partido con una mínima sensibilidad con las clases bajas, más aún cuando hasta la derecha dice que es el programa del PP, con unos pocos retoques.

En fin, lo más patético, no es asistir a una guerra fraticida a tres bandas, entre Sánchez y dos de sus máximos apoyos para llegar a la secretaría general hace unos años, lo cual hace sospechar que todo es un paripé de amiguetes, simulando estar enfrentados, para asegurarse que un candidato suyo, siempre salga victorioso. ¿Soy paranóico? No, tengo memoria, e internet TAMBIÉN. Susana apoyó a Sánchez y luego lo defenestró para ahora ser la “mala” de la película que facilita por contraste, “vender” la imagen que Sánchez es un santo varón y mártir de la izquierda.

Por que ésto, me imagino que pudo haber sucedido en una reunión, un “brainstorming” del PSOE, tras las encuestas previas a las elecciones de 2011… digamos que esta sucesión de acontecimientos, por ejemplo. El tema principal, con un PSOE totalmente quebrado por la crisis, con un desempleo fuera de control y medida neoliberal tras medida neoliberal, había que (re)vender la moto, de partido progresista, tras un paso por la oposición ante una previsible mayoría absoluta del PP. Era crucial que IU no fagocitara los votos “socialistas” en el futuro, ante la nula credibilidad del PSOE tras el periodo 2004-11.

Entramos dentro de las sospechas “conspiranóicas”. ¿Qué habría sugerido yo, si no tuviera límites morales?

  1. Sabiendo que la derrota era inevitable, sería importante crear una oposición en la calle, creíble, supuestamente espontánea, pero que fuera en buena parte compuesta de militantes y votantes socialistas que supuestamente serían críticos con la deriva del partido. Sería crucial hacerlo, antes que IU tuviera la misma idea. Carteles y pegatinas llamando al 15M y programas en televisiones locales llamando casi a la rebelión – La Tuerka – aparecieron casi de la nada… no sería noticia, si no hubieran comenzado a aparecer unos contertulios en programas matinales, y columnas en periódicos como Público, con unas caras desconocidas hasta entonces pero que pronto comenzarían a ser familiares: Pablo Iglesias, Juan Carlos Monedero, Ramón Espinar, Íñigo Errejón… casualmente, todos acabarían en el mismo partido político, con puestos de responsabilidad. Un partido que alguien podría decir que es la marca blanca del PSOE y captaría la mayoría de los votos que en teoría, habrían acabado en el voto a IU o a los partidos ecologistas.
  2. Era necesario que el nuevo líder socialista no se desgastara en la evidente derrota electoral que se avecinaba. Como siempre, el tener las manos atadas con una mayoría absoluta del PP, convenía para comenzar a reforzar la imagen del PSOE como partido de izquierdas, por mero contraste. La oposición puede ser muy cómoda, pero el PP no dejó en ningún momento, que se olvidara que Rubalcaba había sido miembro del gobierno anterior.
  3. No bastaba en principio con elegir un líder “progre”, había que subrayar que éste, era indudablemente de izquierdas. Pero eso, era algo más complejo, dado que era evidente que en el PSOE, había mucha vieja guardia que jamás iba a renunciar a sus privilegios, ni sus puestos en consejos de administración de corporaciones. ¿Cómo vender la regeneración? En el fondo, muy fácil.
  4. En 2015 era evidente que no se iba a recuperar el gobierno, aunque se podía continuar cómodamente como líder de la oposición… la aparición de Podemos y en menor medida, EQUO, dificultaba el tema. Sánchez consiguió quedar segundo – gracias al NO de Izquierda Unida a una triple coalición con los anteriores – pero consiguió el peor resultado del PSOE en su historia, gracias al trasvase de votos masivo hacia la formación morada. Aquí estaba la oportunidad de legitimizar a Sánchez, pero primero había que mostrar que Podemos eran unos “radicales”…
  5. Se rechazó el pacto con Podemos e IU para insistir en un tripartito inaceptable para éstos, con Ciudadanos y su programa económico – copia del PP. Los medios estaban ahí para vender que Podemos tenía “arrogancia”, “ansias de poder” y no eran “razonables”. Nuevas elecciones y defenestración de Sánchez por parte de aquellos que originalmente le habían apoyado. Sánchez renuncia a todo y pasa a ser oposición dentro de su propio partido…
  6. Se nos vende la moto, que en el PSOE ha habido un golpe de estado por la vieja guardia. Se nos vende la moto, que Susana Díaz – a partir de aquí, la villana de la película, o mejor dicho, folletín – representa a una infiltrada del PP, de la derecha: nacionalista española, defensora de la vieja guardia, protectora de imputados, etc. Una especie de conspiradora que ha defenestrado a Sánchez, por pura ambición política, porque aspira a ser la primera presidenta de Gobierno de España.
  7. Aparece como candidato también, Patxi López. Histórico socialista, se nos autopresenta como un candidato intermedio, moderado, una bisagra que se podría antojar útil en el último momento.
  8. Los medios de la derecha, comienzan la campaña pro-Susana Díaz. Si uno no supiera de estas cosas, estaría sorprendido… pero es EVIDENTE que al último candidato que un votante que se cree – o quiere creerse – de izquierdas, va a votar, es a alguien que medios como La Razón, ABC, El Mundo, Antena 3, o la televisión pública española (en manos del PP), le indiquen que es el candidato que el PSOE necesita. Los medios “progresistas” – con Público a la cabeza – hacen lo contrario y remarcan que Sánchez es el menor de los tres males, o el candidato ideal. Todo indica a un claro apoyo final a Sánchez, que es claramente, el candidato elegido.
  9. ¿Por qué los medios de la derecha apoyan a Díaz para subrayar a Sánchez? Sencillísimo para aquellos que saben ajedrez, en vez de mover las fichas. Díaz como candidata socialista, o López, seguirían facilitando el desangrado de votos del PSOE hacia Unidos Podemos, partido en el que aunque aún siguen dominando los ideales “socialistas”, todavía hay demasiada influencia y poder por parte de Izquierda Unida, EQUO e Izquierda Anticapitalista, por lo que el poder económico no quiere ni pensar en un gobierno con ellos en la Moncloa. Se necesita un servidor fiel. Con Sánchez revestido de credibilidad, la situación es contraria… con el machaque mediático diario a Podemos, en todos los frentes, el trasvase de votos se revertiría hacia el PSOE, pudiendo venderse dentro de Podemos, que son las medidas “radicales” propuestas por IU, EQUO e IA las que han “asustado” a los votantes, dando más poder al ala Errejonista, más afín y más del agrado del poder económico español, ya que básicamente, lo que propone, no es otra cosa que el programa del PSOE tradicional, moderado respecto al capitalismo y los mercados.
  10. De esta forma se pone una primera piedra para que el PSOE pueda terminar fagocitando en el futuro a toda la izquierda, llevándola al centro y eliminando cualquier otra posibilidad de decisión que no sea entre PPC’s y PSOE.

Cuando cuentas con el control del 99% de los medios de información, es más fácil llevar a la práctica una estrategia de manipulación de masas, ¿no? Pero lo dicho, es conspiranoia, seguro que me equivoco.

I’m with Stupid. ->

There’s a worrying pattern in Hollywood blockbusting today, and that’s the stupidity of the average blockbuster / event film. We could talk about Prometheus, X-Men: Days of Future Past, Batman vs. Superman: Dawn of Justice, Captain America: Civil War or The Dark Knight Rises of prime examples of when Hollywood thinks you’re basically stupid and won’t mind the screenplay at all…

There are times, when I really, really can forgive what basically is, a stupid plot. There’s even one masterpiece who requires complete suspension of disbelief but tricks the audience with a bigger-than-live villain which simply is always two steps above the heroes and everyone else… I’m talking, of course, about Heath Ledger’s Award winning performance as The Joker in “The Dark Knight Rises”.

screen20shot202015-08-1120at202-45-3420pm

The Joker’s success in following the scheme till the last minute, could really only be explained if we think he’s a supernatural being, an encarnation of chaos itself, or that he might have some secret superpower that forces probability or his adversaires/victims will into his desires. There was a good summary of the screenplay’s problems, in this video: Everything Wrong with The Dark Knight

But, do you know? We can forgive it all. The performances are excellent, and sell it. Nolan’s directing is amazing, and despite the screenplay flaws, it is still an instant classic and one of the must-see films of the last centuries, for all the show itself, but also because of its juggling of themes that resonate with the audiences, and the strip down of the conflict from good vs evil to a more fascinating, “why are we good or evil?”. Flaws and cheats can be forgiven, in film, if there is a valid, powerful purpouse for that.

10-burning-questions-after-that-captain-america-civil-war-trailer-bucky-stark-and-roge-728183

Something similar to what happens in another excellent film, Captain America: Civil War. Zemo’s – the main villain – plot just is pure nonsense, depending on two many “ifs”, and it is basically a McGuffin to have all the toys clashing with each other. But Marvel Studios was wise enough to add layers, deeply rooted conflicts that made pure white and pure black disappear and have all the characters choose which kind of grey are they more comfortable with. But let’s be honest, we end thinking the film is awesome thanks to the airport battle.

But these are two examples in which we can – and should – forgive, even if we could wish the writers would have worked a bit harder in finding a less stupid way of reaching to the same situations.

But of course, there’s stupid and then, there’s STUPID. When you derail a potentially great picture with something so blatantly stupid, that you are just showing that you don’t care for your audience’s intelligence. It’s funny that a beloved comic-book character like Quicksilver has to be featured twice on this aspect, for two different films of two different studios. You have him in both “Avengers: Age of Ultron” and “X-Men: Days of Future Past”. In “Age of Ultron” the character bites the dust because of bullets, despite his speed, shown to be faster and deciding NOT to push Hawkeye and a child away from these bullets but stopping right in time to let them kill himself. Yeah, he could be tired, but that’s a stretch… out of all the characters that could die, and in so many ways, that was the most unlikely and was clearly designed to make the audience think, it was Hawkeye – the movie took time to develope an emotional punch on that sense – who would die, and the Quicksilver death was an act of mere shock value, and also avoid conflict with Fox. Years after, it seems clear that Marvel and Fox divided the brothers, Fox got Quicksilver and Marvel kept Scarlet Witch. The resollution of “Age of Ultron”, another plan that didn’t really make that sense, was so puerile that still itches, specially even more if the same SHIELD that resurrected Agent Coulson, doesn’t seem interested in resurrecting someone as valuable and powerful as Quicksilver.

In “X-Men: Days of Future Past” is even worse. After this brilliant scene in which Quicksilver shows potential to stop conflicts and win battles, in the very same second they start… Professor X, Wolverine, Magneto, and genius scientist Beast, decide to NOT take him in his mission to save the world preventing the assasination – with a gun – of Bolivar Trask. Like, what? Way to destroy the second half of your film, Mr. Singer.

Still, to get to the bottom of the barrel… we have to look at the DCverse and the Alienverse. Batman vs. Superman: Dawn of Justice, Suicide Squad, The Dark Knight Rises and Prometheus are BEYOND STUPID. Check out the linked videos if you don’t believe me. There are more films suffering from this trend, but it is a question of time, when this tide is gonna change and gives us more daring, intelligent screenplays like “The Lego Movie” in which everything that seems to not make sense is finally fixed and explained in the last 20 minutes of film, in a really brilliant and poignant way.

 

But one could dream. Can’t I?

Kong: Skull Island review.

KONG: SKULL ISLAND

There’s a moment, in the first third of this film, that almost redeem any flaw it may happen afterwards. Through the fire, after the most outstanding lesson Samuel L. Jackson’s character has ever learnt, two monsters face each other, hate flaming the screen even more powerfully than fire itself. It’s the creation of an archi-nemesis, and visually, it’s perfectly shot and acted. It’s a point of no return for both characters, one will die before the film is over, and that’s crystal clear since this scene. So it’s no wonder who will kick the bucket as we all know who of them both, has a franchise starting…

That’s the problem with Kong: Skull Island in the end. The same than most franchises. We know who the star is, and who must survive in the end… everyone else is killable, and I must confess, I’m quite surprised by the amount of characters that survived this one, and even by some of them, that beforehand looked D.O.A. by the screenwritting-made-easy manual.

The film itself is entertaining – even if it slows down a couple of times in the middle, something that made me watch the running time on IMDB, just in case, this was going to be another overblown epic running up to three hours (it doesn’t it’s just 120 minutes including credits and post-credits scene), but it’s certainly quite stupid. The art of convenience and the “ex-machina” are here and the suspension of disbelief is required… but most of it can be forgiven for how beautiful and spectacular the film looks, and how thrilling some scenes are (seriously, I didn’t see the spider coming and made it a truly disturbing moment, that somewhat reminded me of the giant-bugs scene in Peter Jackson’s “King Kong”).

The cast is full of Marvel MCU: Nick Fury, Loki, Captain Marvel and a Nova Corp as comic-relief and at the same time, emotional anchor of the whole thing. And yeah, we got the latest Fox’s Dr. Doom also. It somehows work, and surprisingly, is Hiddlestone the one that shines the least out of the five (Reilly steals the whole thing, and Jackson delivers his badassery as usual).

The film, overall, just continues the trend started with the first Monsterverse film, Gareth Edwards’ “Godzilla”… beautiful, spectacular, brilliant cast, good acting, stupid plot, suspension of disbelief… only this time, showing off more of the “meat” rather than limiting itself to the human perspective of the events. Something the popcorn audience is grateful for… and given it’s not Shakespeare what we’re talking about, I can certainly agree on this…

Overall, far from a game-changer or something truly memorable – despite some brilliant, iconic moments – but not a bad way of spending some bucks on the big screen, it deserves to be seen at a theater.

rating: *** 1/2 / C+

España me da miedo.

Vuelvo a escribir, después de muchos años, en mi blog. Facebook tuvo la culpa, que abandonara la escritura en este site, al ser demasiado absorbente, y por qué no decirlo, deprimente.

Pero algo ha ocurrido hoy, esta mañana de Domingo primaveral, para que sienta la necesidad de volver a escribir aquí… porque dejé Facebook y lo cierto es que no quiero volver a esa telaraña demencial.

Estábamos mi marido y yo, paseando a nuestro perro y nos cruzamos con otros torremolinenses que hacían lo mismo en el terreno del futuro centro comercial. Uno de ellos quiso entablar conversación sobre lo triste que era que esa zona se perdiera cuando podrían hacer el centro comercial al lado… cuando le respondí que el centro comercial era un pelotazo y que no debía hacerse, y comencé a argumentar, respaldando mis argumentos con mi formación y experiencia, de repente, poco a poco, la cosa se fue distorsionando y redirigiendo hacia el tema político… de lo que pude entresacar de la conversación, este señor es simpatizante – al menos – de Ciudadanos y rápidamente intentaba convencerme que “todo es culpa de los inmigrantes”. Cuando quise darme cuenta, discutíamos a gritos… le daba igual que yo hubiera vivido y trabajado en el infierno del que huyen los refugiados – ponía abiertamente en duda, que en esos países la situación fuera “tan complicada”, y que son problemas de ellos, nosotros sólo deberíamos interesarnos por NUESTROS problemas y ELLOS son parte principal… terminó reconociéndome que es racista y que el hecho que yo me indignara por toda la bazofia que estaba soltando era una afrenta a SU libertad de expresión.

No me da miedo encontrarme a alguien así. El problema es que es un discurso que veo alrededor todos los días, en todos los entornos. Las encuestas, cocinadas o no, siguen insistiendo en que el Partido Popular y Ciudadanos, dos partidos que intentan disimular que son de extrema derecha e intercambiables, obtendrían mayoría absoluta conjuntamente si hubiera unas elecciones ahora. El PSOE que ha permitido que gobiernen, intenta un simulacro de lavado de cara para que no se le identifique más con el neoliberalismo, pero sigue siendo el comodín de la baraja neoliberal. Incluso Unidos Podemos sigue neutralizando el anticapitalismo de Izquierda Anticapitalista, buena parte de Izquierda Unida y la mayor parte de EQUO… aunque la operación para instaurar un Errejonismo – procapitalista, en el fondo – haya fracasado – por ahora.

Veo una España llena de placebos, llena de amnesia selectiva, llena de priorizaciones de mentiras piadosas sobre realidades urgentes. España da miedo, mucho miedo. Se nos da una cifra de desempleo maquillada, inferior a los 4 millones, cuando la realidad sin maquillaje, probablemente esté entre los 8 a 10 millones. Una España en la que la gente inteligente, empática y consciente, y que puede, sale espantada y no mira atrás. Pero en la que millones estamos atrapados, mientras vemos como se promociona sutilmente – mientras se simula hacer lo contrario – la intolerancia, el racismo, la ignorancia, la egolatría.

Una España en la que algo que debería haber hecho arder las calles, como la sentencia del caso Noos (que un condenado por corrupción, pueda seguir viviendo en Suiza, principal hucha de dinero negro del planeta, y que encima lo haga mientras su estilo de vida sale de nuestros impuestos), no es que siga durmiendo, es que hasta mida sus palabras en blogs o twitter o redes sociales, sabedora que hay muchas ganas de dar ejemplo con la disensión del régimen.

 

Una España que no es libre. Ni una. Ni grande.

Si pudiera, hace años que me habría ido… pero, ¿a dónde?

Crítica de “La Noche Más Oscura” (Zero Dark Thirty)

de Txus von Demuth, el jueves, 21 de febrero de 2013 a la(s) 11:09 ·
Pues bueno, ya tenemos versión oficiosa de cómo se capturó a Ben Laden. Perdón, se le asesinó. Perdón, se le mató “en defensa propia”. Y es que no hay evento importante o notable que no precise de una mitología con la que alimentar el imaginario del gran público, aquel al que va destinado.

“La Noche Más Oscura”, de Kathryn Bigelow es un proyecto que se autodescalifica a sí mismo desde su misma génesis. Originalmente, admiten que el proyecto era sobre el fracaso en la búsqueda de Ben Laden y que el guión tuvo que verse reescrito por completo al tener éxito. Consultando en internet, uno descubre que trataba de eventos de 2001 y cómo se falló en capturar a Ben Laden y que tras la muerte en Mayo 2011 de Ben Laden, se reescribió contrarreloj toda una nueva versión. Y es aquí donde ya se puede poner en duda todo el proyecto en sí y aparecen interesantes preguntas al respecto. La cinta se estrena oficialmente en Diciembre 2012, pero los screeners y pases de prensa ya estaban siendo enviados a tiempo de participar en los premios de la crítica, lo cual significa que la cinta estaba terminada en verano 2012. Es decir, en poco más de un año, se levanta, de la nada, toda una nueva producción con guión reescrito por completo, mejor dicho, un nuevo guión, con actores y actrices aceptando cambiar el papel aceptado en un principio, con la búsqueda de nuevas localizaciones que en muchos casos NADA tienen que ver con las originales (las montañas afganas no son precisamente el escondrijo final de Ben Laden)… y todo ésto en el mundo de Hollywood, donde los ejecutivos ralentizan cualquier toma de decisión, hasta la exasperación.

Pero es que, además, es una de esas películas que es imposible levantar sin el apoyo explícito del ejército norteamericano. Pero es que, además, supuestamente, el personaje central, Maya, existe en la vida real. “La Noche Más Oscura” pretende pues, que el guión, lo primero que hace falta para poder empezar comenzar a dar luz verde a la reescritura del proyecto, está completo casi al día siguiente de la muerte de Ben Laden, gracias a algún tipo de filtración de, probablemente, la CIA. No sé si nos damos cuenta de las implicaciones de éste hecho objetivo y perfectamente calculable… la filtración es “simultánea”, tiene que serlo, al mismo momento de la escritura de guión, como mínimo. No huele precisamente bien… más aún cuando vemos la cinta en sí y comenzamos a deconstruir los mecanismos con los que se manipula a la audiencia.

Los primeros segundos de “La Noche Más Oscura”, son usados sabiamente en ponernos unas cintas de llamadas telefónicas, con fondo en negro, de víctimas del 11 de Septiembre, para recordarnos el sufrimiento de miles de personas antes de pasar a la escena de la tortura, que es la que ha levantado la polémica en USA y otras naciones, escandalizadas del hecho que se haya torturado para encontrar a Ben Laden… la polémica centrándose en si la tortura es aceptable porque funciona, o es mala porque no funciona, al darse históricamente el hecho que el torturado acepte decir cualquier cosa para terminar con su sufrimiento. En éste caso, la tortura, funciona – si no, no hay película, al menos no, la que quieren mostrarnos, sino una infinitamente más interesante. No es ni siquiera la escena más fuerte de tortura vista, podríamos ir a “La noche de los lápices”, a “Marathon Man”, o qué demonios a cualquier entrega de la saga “Saw” o de “Hostel”… me sorprende la poca memoria cinematográfica de tanto crítico profesional, a la hora de escribir una crítica de una cinta tan importante. Algo que nota un observador avizor durante ésta escena, es que el personaje de Maya es mínimamente activo en dicha tortura, lo máximo que hace es llenar un jarro de agua y pasarlo al torturador, y es porque éste le interpela a hacerlo. Pero es sólo el comienzo de una estructura narrativa dedicada a la manipulación sin rubor, del público.

Tras estas dos escenas iniciales pasamos a saber más de Maya, de su equipo, de su objetivo, de su frustración, de lo importante que es su misión, todo trufado con los atentados de Al Qaeda, salpicados de nuevos interrogatorios en los que ya, la tortura, si aparece es mínimamente y casi de pasada. Es importante ésto porque el filme ya ha tomado un lado, un bando. Mientras los interrogados son inequívocamente culpables, parece que los posibles errores de identificación no son asunto de ésta película y como molestos, no deben aparecer, sí podemos apreciar que nuestros héroes y heroínas sufren por no poder parar esa sangría contínua. Hay tantos detalles como que, casualidades o conveniencia, Maya sobreviva no uno, sino dos atentados. Uno generalizado, que la pilla de casualidad y otro ya específicamente dirigido a ella, no por ser de la CIA, sino por ser americana – algo con lo que rápidamente empatizará el público para el que se ha hecho ésta película. De hecho, hay un momento en el que Maya explota literalmente delante de un compañero y suelta que lo que quiere es asesinar a Ben Laden – algo que, objetivamente, la habría retirado de la misión inmediatamente, por estar implicada personalmente… más en ésto, más tarde.

Asistimos a una gran cagada en la que alguno de los personajes centrales ya desaparece de la cinta. Una gran cagada rodada con tensión, pero tensión porque no hace falta ser muy listo, sólo mirar el reloj, para saber que va a acabar muy mal. Antes, hemos visto un ametrallamiento de inocentes en un hotel, y nos hemos montado literalmente en un bus de Londres que explotó, forma de ponernos en la piel, en su estilo documental, de unas víctimas anónimas, de ésta violencia terrorista, que la cinta no se para ni por un segundo a analizar, en especial, sus motivos, sus causas.

Pero todo ésto es historia. Justo después de esa gran cagada, el error se desvela en menos de 24 horas, con el efecto añadido de la miseria del destino, “si esa nota hubiera llegado 24 horas antes…” otro elemento manipulador de la audiencia más. Pero queda lo mejor… a partir de ahí, ya todo va rodado. Sin pruebas, Maya SABE que Ben Laden se refugia en esa casa, sin pruebas, únicamente por deducción. Y, ¿dónde está esa casa? No en Afganistán en una cueva. Está en Pakistán, a menos de una milla del “West Point” pakistaní, la academia militar más importante del país. A pesar que uno de los hilos que conducen la investigación es la búsqueda de una máquina de diálisis para Ben Laden, éso es un elemento primario y pronto es olvidado en la cinta, y a pesar de vigilar la casa aproximadamente cuatro meses, en ningún momento pueden ver a Osama salir a diálisis, ni vemos la susodicha máquina en su casa, cuando el ataque tiene lugar. Y, más importante aún, no aparece en ningún momento una simple pregunta al gobierno pakistaní sobre el, si ellos saben, que Ben Laden está viviendo plácidamente en su territorio. De hecho, al final, toda la operación – que es de un incongruente que ni Bigelow es capaz de ocultar – tiene lugar a espaldas del gobierno de un país supuestamente aliado. Porque por silenciosos que sean los helicópteros, es obvio que si uno aterriza en tu jardín y el otro se estrella directamente, tú no te atrincheras, sino que al menos intentas salir del recinto por alguna salida que tengas prevista, y dos, los vecinos no tardarían 10-15 minutos en encender las luces y salir a la calle a mirar qué pasa. El “timing” es esencial para la credibilidad, y es fallo del guión de Boal y de la dirección de Bigelow el no haber resuelto semejante incongruencia, sino todo lo contrario, exponerla más fehacientemente de forma que el observador agudo se ponga a desconfiar de elementos tan obvios.

Por supuesto, en la casa, como ya ocurriera en “Black Hawk Derribado”, la puntería de los Seals es exquisita. Muere quien tiene que morir, y salvo una mujer que parece que intenta coger un arma, todas las mujeres y niños salen indemnes. La película tiene tiempo de mostrar lo simpáticos que son los Seals con los niños, intentando animar a una de ellos que llora desconsolada con una luz artificial, eso sí, mientras intenta sonsacarla que el muerto es Ben Laden… por supuesto, por suspense, no será hasta que Maya vea el cadáver, que se confirme.

Y es ahí como Kathryn y Mark Boal deciden terminar su “película”, con un maravilloso y conseguidísimo plano final de Maya, una magnífica Jessica Chastain, dejando fluir libremente sus emociones, bastante contenidas a lo largo de la cinta. Éste es un viejo truco cinematográfico, la contención durante toda la cinta, para dejar explotar un cambio de registro en el último momento, para que su impacto sea mayor. Tras más de dos horas y media de ir codo con codo con Maya en éste viaje, iniciático – se nos muestra que es su primera misión, en una escena que personalmente me recordó demasiado que Maya podría ser la revisión de Clarice Sterling, de “El Silencio de los Corderos”, como personaje – tanto para ella, como para nosotros. Para ser una historia “real”, la película parece imitar demasiado al arte.

¿Qué queda al final? Una película excelentemente dirigida, fotografiada, montada, interpretada, pero con un objetivo más que discutible, con una base risible, llena de contradicciones e imposibilidades, desde la misma gestación del proyecto en sí. Una película cuyo contexto me hace recordar a una cinta mucho más modesta y muy superior, “La Cortina de Humo”, de Barry Levinson. Cinta en la que el gobierno recurre a un productor de Hollywood para salvar la campaña electoral de un Presidente que quiere ser reelegido, sea al precio que sea.

Otra vez, el “timing” es esencial, y la eterna pregunta de si la vida puede estar imitando al arte.

“La Noche Más Oscura”, al final, formalmente, es una buena película con momentos excelentes. Pero es basura. Es una ofensa a la inteligencia, es una cinta sospechosa, y sólo cabe elegir si es una cinta oportunista o una cinta propagandística. Hay que recordar, una vez más, que es una cinta que es IMPOSIBLE que salga adelante sin apoyo gubernamental americano. A pesar del paripé último de dicho gobierno de “escandalizarse” de dónde pueden haber sacado “tantos detalles”, en impagable publicidad gratuita a la cinta, en plena carrera de temporada de premios y de taquilla.

Por lo tanto, no puedo evitar pensar que “La Noche Más Oscura” es una desgracia para el arte cinematográfico.

0 de 5 estrellas posibles.

Anexo: dije que hablaría de un detalle “más tarde”… el hecho que el anuncio de Maya, que su intención es matar a Ben Laden, la apartaría automáticamente del caso. Es cierto. Profesionalmente hablando, el asesinato de Ben Laden no tendría sentido para una Central de Inteligencia, lo importante sería capturarlo con vida e “interrogarlo” para ayudar a desmantelar su organización. Objetivamente hablando, cualquier persona bajo sospecha de no ser profesional y objetiva, de poner en peligro dicho objetivo, la captura CON VIDA de Osama, sería automáticamente relevada de su cargo, más aún alguien que la cinta admite era inexperta. Es sólo otro de los detalles por donde hace aguas notablemente, éste guión manipulador. Y la versión oficial.

“Troy” revisited. 10 ways the film could have been improved.

This should have been the Patroclus and Achilles casting.

1. Exchange Garrett Hedlund and Tyler Mane’s roles. Make Patroclus accurate, he’s not the cousin of Achiles, he’s his lover. As you’re going to dispose of Ajax, so fast, nobody would care is played by such an androginous, ephebic actor.

Seriously, this is the MAN who provockes the war?

2. Get rid of Orlando Bloom. You could substitute him for a sock puppet, it’ll be better looking and at least the comedy of his performance would be self-conscious.

Gay porn director Chi Chi LaRue, in drag, with Rupaul, casual dress.

3. Fire Wolfgang Petersen for anything that isn’t the fights or epic scenery. Hire Tarantino to rewrite the dialogues and hire Chi Chi La Rue for the sex sequences (check out point 4)

Brian Cox, and Brendan Gleesom.

4. Have the film to be historically accurate. Loads of hot, beary homosexual sex. Have Tyler Mane bareback Pitt. Pitt to rape Bana while killing him, Mantis style. Substitute all women in the film, quite disposable as characters, mostly, by sweet transvestites. Substitute Peter O’Toole by Ian McKellen. Brian Cox and Brendan Gleeson, please stay and enjoy.

These guys, sometimes, fought naked, for the matter.

5. Make the costumes historically accurate, so lots of ass and cock shots abound in the film.

6. Make the film NC17, not PG.

7. Final gang bang sequence on Paris’ ass, with all the main heroes ghosts going biblical on him. Maybe for that is not a good idea to have the sock puppet. If it has to be Bloom, no mimic, just make it hard enough so he considers to quit acting.

8. Did I mention hot, homosexual, beary, bearback, non-simulated sex?

9. Get a better explanation of the horse. It certainly is short, but ridiculous… Why Paris, all of the sudden, in the last third of film, is suddenly the ony intelligent person in Troy?

10. Destroy all previous cuts of the film, follow this instructions, or just pretend this crap wasn’t ever filmed.

0 out of 10.